antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

Cumbre de las Américas: Le lavaron la cara a Obama Imprimir E-mail
Jueves, 23 de Abril de 2009 02:17


Miguel Lamas Izquierda Socialista
La cumbre de las Américas estuvo llena de sonrisas y gestos amables. Lula apareció como gran maestro de ceremonias. Chávez dijo que quería que Obama fuera su amigo, le regaló el famoso libro de Eduardo Galeano “Las venas abiertas de América Latina” y dijo que la Cumbre fue “casi perfecta”. Esos dichos fueron compartidos por los demás presidentes latinoamericanos. Sin embargo, nadie dice que resolvieron.

No firmaron ninguna declaración y ni siquiera se pudieron sacar la foto final todos juntos. ¿Significa Obama un cambio que mejorará la situación de los pueblos latinoamericanos, como dicen Lula, Chávez y Fidel? Creemos que no.
 
La Cumbre no resolvió absolutamente nada, no logró siquiera la foto final, y que tuvo transcurrir a puertas cerradas sin cámaras en las deliberaciones. Sin embargo fue considerada un “éxito”. Esta contradicción tiene que ver la situación de profunda crisis política, económica y militar del imperialismo.

Estados Unidos enfrenta un fracaso militar en Irak y Afganistán. En América Latina cayeron la mayoría de los gobiernos más proyanquis, 2 embajadores (en Venezuela y Bolivia) fueron expulsados por la complicidad yanqui en la fracasada intentona separatista golpista en Bolivia de septiembre de 2008, fuertes procesos revolucionarios existen en Venezuela, Bolivia y Ecuador.

A su vez, el imperialismo afronta la crisis económica capitalista más grave desde los años 30. Y para salvar a sus propios capitalistas y banqueros, quiere que la crisis la paguen los trabajadores y los pueblos, especialmente de los países de Latinoamérica, Asia, Africa y Europa Oriental. Por eso el G-20 acaba de resolver colocar al FMI nuevamente en lugar preponderante de la economía mundial con préstamos que impondrán condiciones durísimas a los países que los soliciten y, a la vez, servirán para seguir pagando las deudas externos a los mismos bancos imperialistas.  

Pero el imperialismo ya no está en condiciones de hacer esto desde la prepotencia y el garrote, como pretendía Bush. Por eso Obama encarna la política imperialista de dominación en esta nueva etapa, a través de una vía de negociación (zanahoria y garrote). Su simpatía y aparente tolerancia, expresa esta necesidad de llegar a acuerdos con los gobiernos para imponer sus políticas. Acuerdos que, por otra parte, no son fáciles, precisamente por la situación de luchas y de fuerte rechazo, en el mundo al imperialismo yanqui. Por ejemplo, Chávez y Correa se despacharon con fuertes críticas al FMI. Estuvieron desde hace años denunciándolo y ahora no pueden desdecirse sin un enorme costo político. Esas contradicciones llevaron a que no se pudiera firmar nada. Se llegó al recurso ridículo de que lo firmara solitario el primer ministro de Trinidad Tobago, “en nombre de todos”.
 
“Recuperación de la confianza”
 
El brasileño Lula, que ya se llevaba bastante bien con Bush, ahora fue el gran componedor y viene jugando un rol, como líder de UNASUR (Unión de Naciones Sudamericanas), para evitar desestabilizaciones sociales. Se declaró  "extremadamente sorprendido" por la forma positiva en la que transcurrió la V Cumbre de las Américas… "Mucha gente pensaba que esto iba a terminar en una batalla campal", pero en cambio se demostró que "es plenamente posible que haya una nueva relación de amistad" entre Estados Unidos y el resto del continente. Contó que habló antes con el presidente venezolano: "Chávez, creo que es hora de que tomes la iniciativa y converses con Obama. Si tu divergencia era con Bush y no con Estados Unidos, éste es el momento” (BBC).

Chávez diría luego "Obama lo ha prometido, hay que creerle a Obama, hay que jugar con la buena fe por delante" (no aclara que es lo que ha prometido Obama). El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que el beneficio de la Cumbre ha sido "la recuperación de la confianza entre América del Norte y América Latina".

Esta “recuperación de la confianza”, para lo que le sirvió la cumbre a Obama,  es una peligrosa trampa para los pueblos latinoamericanos. Es la “confianza” en Obama, para intentar hacer volver al FMI, y toda su política imperialista, que se mantiene más allá de las sonrisas y se mantendrá aunque lea el libro que le regaló Chávez.

De esta lavada de cara o “recuperación de la confianza” en Obama, es decir en el imperialismo,  participaron todos los gobiernos latinoamericanos, Lula y Chávez en primera fila. Todos estos gobiernos ya están actuando ante la crisis, descargándola sobre los trabajadores y sectores populares.

Fidel Castro, hace dos semanas, en un encuentro con diputados negros yanquis, lanzó su propia consigna: “Ayuden a Obama”.
 
¿La respuesta de el Alba o medidas de fondo?
 
Los gobiernos del Alba (Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Honduras, Dominica y Ecuador, este último como “observador”), se reunieron antes y arrancaron con una posición crítica, anunciando que no pensaban firmar el documento. Sin embargo, en la reunión terminaron aplaudiendo a Obama. Ningún gobierno que se considere antiimperialista debería haber ido a esa “Cumbre de las Américas”. Y menos a aplaudir al jefe del imperialismo. Porque es una cumbre de la OEA, del ministerio de colonias yanquis, como dijera el Che. 

La conclusión de la cumbre mostró que lamentablemente el Alba no es alternativa para una salida de fondo para los pueblos, como lo proclama. Aunque esos países tienen algunos acuerdos de cooperación en beneficio de los pueblos, especialmente en educación y salud, no van hasta el final contra el imperialismo. Hablan de un “Socialismo del Siglo XXI” pero manteniendo el capitalismo, las multinacionales y los bancos, que son los instrumentos para expoliarnos.

La lucha de los pueblos latinoamericanos tiene que poner más que nunca a la orden del día la expropiación de las multinacionales y los bancos, la ruptura con la OEA y el FMI, por la formación de un Frente de Países de Deudores para no pagar más la deuda externa, unirse para realizar y defender estas medidas que pueden impedir que la crisis capitalista la paguen los trabajadores y sectores populares y llevar a Latinoamérica a una segunda y definitiva independencia del imperialismo.

http://www.izquierdasocialista.org.ar/

Correspondencia de Prensa
boletin solidario de información - edición internacional
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Agenda Radical - Colectivo Militante
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Gaboto 1305 - Teléf: (5982) 4003298 - Montevideo - Uruguay

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack