antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

China: ¿capitalismo socialista o socialismo capitalista? Imprimir E-mail
Domingo, 12 de Julio de 2009 21:49

Raúl Bracho

Los recuerdos de Tiananmen no se borran jamás, de nuevo hoy serán pocos los argumentos que valgan para justificar matanzas de mujeres y hombres en China, en América o en cualquier parte del mundo.

Un tema que se me hace duro y difícil; China, su avance como potencia y su realidad interna.

China hacia afuera y China hacia adentro. No puedo menos que aclararles mi poco dominio a nivel de datos históricos suficientes como para  advertir que no se debe tomar mi opinión para hacerse criterio alguno. Sólo que no puedo sentirme en paz con mi conciencia, al estar a diario dando la batalla de las ideas en defensa del pueblo de Honduras y sentir cómo el olor de la sangre se cuela desde   Asia y los gritos de más de un centenar de asiáticos acribillados recientemente en Xianging, me retumban en mi memoria y reclaman. La muerte por atropello  y barbarie ejercida por cualquier fuerza o  gobierno sobre una población indefensa, me obligan a la denuncia, a la investigación y al pensamiento.

Los recuerdos de Tiananmen no se borran jamás, de nuevo hoy serán pocos los argumentos que valgan para justificar matanzas de mujeres u hombres en China, en América o en cualquier parte del mundo, cuando éstos aparecen desarmados. La dignidad y los Derechos Humanos tienen validez global, la peor postura es el fanatismo enfermo que   justifica sus violaciones por parte de unos y se tiene el descaro    de   denunciarlo sólo cuando son producto de nuestros contrarios. Donde se violen los derechos y la dignidad del hombre que protesta desarmado, con la agresión salvaje y uniformada, sea donde sea, es una injusticia que me indigna, la foto con que acompaño mi escrito baste para ello, no puedo menos que difundirlo e invitarlos a mirar hacia oriente y  preguntarnos ¿que esta pasando?.

Asia es un gran gigante, los chinos un pueblo de saberes y de coraje, de hermosas tradiciones y filosofías, bastante distinta  a nuestra cultura, aquí   sólo nos llegan informaciones corporativas o gubernamentales, poco en verdad sobre sus procesos internos, cosa inaudita hoy día en que la Web   nos comunica a todos. Yo recuerdo mi visita a Seúl, en Corea del Sur en el año 2.000, donde al caminar por las calles sentí como nunca ser observado como un ejemplar tan extraño y poco visto, como un intruso de occidente, humildemente repito,   que mis observaciones parten de sentimientos sencillos que llevo adentro y de aquellas palabras del Che que decían que bastara con que otras manos  tomaran nuestro fusil ante cualquier injusticia   para morir tranquilo.

Desde inmemoriales tiempos este gran gigante  tomó las banderas del comunismo liderizado por  Mao; el camino, luego de la caída de la Unión Soviética, le hace preservarse incluyéndose en el mercado de capitales y colocando sus organizaciones proletarias a competir con la mano de obra de los países asiáticos vecinos que ya de por si eran las más baratas. Grandes corporaciones japonesas, coreanas, hindúes y otras, rápidamente se asociaron en extrañas alianzas con China donde preservaban para las corporaciones el mercadeo con occidente y China tan sólo garantizaba la ocupación de su inmensa población proletaria en fábricas que garantizaran un básico nivel de vida  para sus obreros, he visto fotos de algunas de ellas, las corporaciones de Corea lo invitan a uno a visitar “la fábrica” en China, o cuando menos te enseñan las fotos, como para explicar por qué pueden ser tan competitivos. Vi algunas de ellas en donde los obreros dormían en la misma fábrica durante la semana y traté de no hacerme algún criterio por la entrega con que se abocaban a su desempeño pues allí se que las diferencias culturales podían hacer que me equivocara.

Los capitales de occidente, cobardes como nada en esta vida,   le tenían miedo a la China y su gobierno, así que los empresarios de los “tigres asiáticos” fueron la garantía para aquellos capitales y se dio aquel fenómeno tan obvio y evidente de un capitalismo socialista desde el lado de occidente y de un socialismo capitalista desde el lado de los chinos.

Con el desarrollo de China como potencia económica se superó en parte el miedo al estado Chino, hoy el capitalismo Chino es obvio. No tenía que ser de otra manera, la capacidad tecnológica precisaba de la confianza de los capitales privados para impulsarla a lo que hoy representa. Pretender que en nombre del comunismo China se quedara rezagada en una gran pobreza limitada a sembrar arroz sería una locura, creo que ha sido un avance realmente importante, pues su “capitalismo”, que hoy ha comprado gran parte de la deuda externa de los Estados Unidos, que se abre caminos en Latinoamérica, con una actitud diferente y humanitaria, brindando no sólo su respaldo económico sino la transferencia de tecnología, son diferencia importante de los destinos de lo que será nuestra historia, para ello bastará imaginarnos si lográsemos que el yen sustituya a una moneda tan falsa como el dólar.

Escribo estas apreciaciones, sólo por expresar lo que he guardado en mi interior y porque no dejo de tener la manía marxista de ubicar en las relaciones de producción los problemas o descontentos sociales. Pero nada me hace saber que yo tenga la razón. China se caracteriza por presentar conflictos que están más ubicados en vertientes religiosas o étnicas, como puedo intuir en el conflicto, en que los  aigures, étnicamente descendientes musulmanes, quienes estuvieron separados de China  en 1.949 y retomados luego por Mao al poco tiempo, son quienes protagonizan los enfrentamientos que nos traen a la memoria los sucesos de Tiananmen  en 1.989. ¿Qué es lo que está pasando en Xianging?

 

Los sucesos se parecen a los recientemente ocurridos con ciertos pobladores del Tíbet, donde seguidores del Dalai Lama fueron utilizados por el capitalismo sólo para fragilizar la unidad China; por esto creo que hay que ver qué valores son los que se esconden detrás de estas supuestas luchas de liberación de las regiones, allí si seguro que intervienen las fuerzas capitalistas externas o internas.

Yo invito a todos a abocarnos a estudiar y seguir observando el desarrollo de este conflicto. A mi criterio nada me permitirá justificar matanza alguna de seres humanos, así yo comparta la filosofía que defiende el Partido Comunista Chino, quisiera su posición o su versión sustanciada de los hechos, que por demás he conseguido en medios que las podrían estar manipulando y que de la manera en que la recibimos no puedo entenderla, pues no se acribilla jamás   a un pueblo que protesta desarmado sin escaparse a la sentencia de estar cometiendo una   injusticia.

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack