antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

Anticapitalismo/Debates. La crisis y el asalto contra el trabajo Imprimir E-mail
Domingo, 27 de Septiembre de 2009 22:27


 
Movimiento Por el Socialismo (MPS) /La Breche Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

Esta es la contribución presentada por el MPS al debate iniciado por el seminario de las “fuerzas anticapitalistas”, celebrado el 26 de septiembre 2009 en Ginebra, Suiza. "Los análisis de esta crisis en términos de “financiarización” nos parecen unilaterales y erróneos. Esencialmente, estas tesis - ya que hay diferencias entre ellas - indican que desde el “triunfo de las políticas neoliberales” la producción capitalista..."

En la misma se destacan algunos puntos.

1
Desde el punto de vista analítico, la evolución coyuntural a corto plazo, inmediata, de la crisis duradera del capitalismo mundializado, deben tomar en cuenta el concepto de incertidumbre de Keynes. Es decir, la probabilidad no es una relación entre una declaración y la realidad. “Las probabilidades comienzan y se terminan por las probabilidades” (Véase “Tratado sobre probabilidades”, de 1921).
 
Muchas de las preconcepciones sobre las cuales la “ciencia económica” oficial construye sus “ecuaciones de análisis macroeconómico”, ya en “tiempo normal”, no son comprobadas, a posteriori, por los procesos socio-económicos efectivos. Más aún en el caso de un período de crisis. Un ejemplo discutido en la prensa económica. La teoría neoclásica - y más allá - sostiene que la inversión es en función de los tipos de interés reales y que, si los segundos bajan, el primero (la inversión) aumentará. Dista mucho de ser todavía el caso. Aún menos en un período de crisis. En realidad, el análisis neoclásico - que imputa al marxismo un enfoque determinista, simplista y mecánico -, se somete a un postulado: un comportamiento rígido y homogéneo de los “protagonistas económicos”.
Nada de asombroso en eso: el conflicto Capital-Trabajo, que se exacerba en períodos de crisis, se elimina del análisis.
 
Si el marxismo tiende a poner de relieve las “leyes de desarrollo del Capital”, en Marx estas “leyes abstractas” indican posibilidades abstractas. Sus modalidades de concretización requieren de tener en cuenta: un período determinado, un espacio determinado (mercado mundial, continentes, tensiones entre los elementos constitutivos de estos conjuntos), un capital determinado (las distintas formas que toman el capital y las fracciones del capital). Integrando aquellas características que toman las luchas de clases y - relacionadas con este elemento decisivo - la actividad de las fuerzas sociales (más o menos organizadas) y políticas.
Estas consideraciones tienen implicaciones a niveles económicos, sociales, políticos. Deben ponernos en guardia contra las fórmulas “valijas” (que incluyen todo, vagamente, y en consecuencia nada). La historia no pasa dos veces los mismos platos.
 
2
Sobre la interacción entre la profundidad de las llamadas crisis “ecológicas”, sociales [1], económicas, alimentarias, por una parte, y las ofensivas “militares” (distintas guerras contra las poblaciones, bajo distintos pretextos, con sus efectos devastadores) y securitarias, por otra parte, así como sobre las reconversiones competitivas imperialistas, muchos documentos y libros se han escrito durante los últimos meses. A veces, se descuidan tres dimensiones.
 
1° La primera se refiere a un aspecto consustancial a todos los períodos de movimiento más acentuado de las “placas tectónicas” del capitalismo mundializado. Surge siempre más en el gran día: las tensiones en las relaciones entre las “grandes divisas”, sean el dólar, el euro, el RMB (yuan), la libra esterlina e incluso el franco suizo. La batalla ya comenzó. Ella perfila uno de los aspectos de las contradicciones interimperialistas.
Eso tiene también implicaciones más inmediatas. Un ejemplo: la política imperialista de China. Adquiere “activos materiales”: minas de petróleo pasando por tierras agrícolas. Estas adquisiciones la colocan en conflicto con las clases y las “elites dominantes” de otros países: de Corea del Sur a Estados Unidos, pasando por los países de la Unión Europea, el Brasil y los “Estados del Golfo”. Los efectos sobre los “recursos” de los países dominados y sobre la degradación de las condiciones alimentarias y sanitarias de las poblaciones son que terroríficas. Obran recíprocamente con procesos de empobrecimiento absoluto y relativo de estas poblaciones. El impacto en los precios relativos de las materias primas es otra dimensión; al cual se añaden los movimientos especulativos desestabilizadores.
La “batalla de los tipos de cambio” implica, del mismo modo, un elemento de “puesta bajo presión” a los/as asalariados/as en nombre “de las ventajas competitivas”, o porque las devaluaciones competitivas no son ya posibles (véase el argumento utilizado en Italia), o porque “la valoración del euro fue demasiado fuerte” desde 2002. Estos argumentos se utilizan en todos los países. Son retransmitidos por los aparatos sindicales “oficiales” o independientes. 

2° Los análisis de esta crisis en términos de “financiarización” nos parecen unilaterales y erróneos. Esencialmente, estas tesis - ya que hay diferencias entre ellas - indican que desde el “triunfo de las políticas neoliberales” la producción capitalista se sometería a las necesidades y exigencias del “capital financiero”. Un concepto a menudo poco preciso. Bajo esta denominación - que nos remite, a menudo, a la definición de Rudolf Hilferding en su obra el “Capital Financiero” (1910) - se encuentra: los accionistas, los tenedores de capital dinero (finanzas de mercado), fondos de inversiones, fondos de pensión, bancos, seguros. Estos “protagonistas” imponen sus criterios de “hiperrentabilidad” a la producción. Este enfoque se combina con una concepción según la cual, la crisis iniciada en 2007, sería el resultado de un largo período de estancamiento. Las cifras de la producción de bienes, la energía, el PIB, no confirman esta última afirmación. Por fin, la dimensión especulativa, en este análisis, toma la parte. No podemos, aquí, hacer la crítica interna de este enfoque unilateral de la financiarización del capital. Un seminario sobre este tema sería necesario.
Este enfoque de la financiarización abre las propuestas de la socialdemocracia y algunos gobiernos o instituciones internacionales relativas al “reglamento de las finanzas”, de las “primas”, etc. En los enfoques de la financiarización (hay algunas excepciones) no se cuestiona la propiedad privada de los medios de producción, distribución, crédito. No se concede un lugar central a la confrontación entre Capital y Trabajo, desde el lugar de trabajo hasta todas las dimensiones del salario social, pasando por la lógica productivista consustancial al capitalismo.

3° A este respecto, una confusión, a nuestro modo de ver, se desliza en los análisis; las “fuerzas productivas” para Marx tienen un carácter a menudo olvidado: el del desarrollo de las potencialidades y posibilidades humanas, que pueden desembocar en la necesidad y la posibilidad de una emancipación que implica otra abundancia que la de los “bienes mercantiles”.
 
3
Desde medio de los años setenta y sobre todo principios de 1980, se asistió a un ascenso de la reacción llamada “neoliberal”: neoconservadora socio-políticamente, ideológicamente y neoliberal, en términos de la eliminación relativa de los obstáculos a una competencia mundializada, de tipo oligopólica, entre las empresas transnacionales.
 
1° Este “ascenso” tenía por objeto el sometimiento, de manera cada vez más completa, brutal y apretada (con relación al pasado),  del trabajo a todas las fracciones del capital: industrial, comercial, bancario. El trabajo: es decir, el conjunto del asalariados/as, el proletariado (incluyendo los campesinos pauperizados y las capas sociales falsamente denominas “informales”). En el centro se encuentra pues, esta confrontación llevada por las clases dominantes a escala mundial. Corresponde a la división central - ciertamente no exclusiva - de la sociedad actual, como nunca anteriormente, entre el Capital y el Trabajo.


2° Este período de crisis demuestra la aceleración de los procesos de concentración y fusión del capital en todos los sectores (del acero al cemento, pasando por la electrónica y los bancos).

3° El aumento del desempleo (destrucción del capital), el estancamiento de los salarios o su retroceso (UE, Japón, los Estados Unidos), el desendeudamiento de los hogares y de algunas empresas, la contracción de los gastos sociales públicos (vinculada al desendeudamiento público, por lo tanto en parte a los efectos de la ayuda estatal al privado), la reactivación del ahorro “preventivo” van a frenar la demanda de los hogares. La heterogeneidad de las formaciones capitalistas europeas (zona euro) hace que una “gestión burguesa conjunta coyuntural” sea más que improbable. La única gestión común: los ataques a los derechos de los/as asalariados/as y “a un reparto del valor agregado” aún más desigual. Lo que va a consolidar la dimensión securitaria en esta crisis larval y larga. 

4° El desarrollo de las importaciones netas de los “países emergentes” no puede ser el motor de una recuperación; las cifras del comercio mundial lo indican.

5° Las acciones directas de los/as asalariados/as deben estar en el centro de nuestra atención, así como el debate sobre el capitalismo y el socialismo, es el pasaje obligado de iniciativas, de hecho, anticapitalistas.
 
Nota
 
1. El informe de Médicos del Mundo, con fecha del 24 de septiembre de 2009, titulado “El acceso a los cuidados: un derecho fundamental no respetado en Europa”, ilustra una de las múltiples facetas de esta “crisis social”, mostrando la situación de los/as  inmigrantes “pobres” en Europa. Los ataques contra los distintos aspectos de la seguridad social (como en Suiza)mson otra dimensión. Las privatizaciones son también una dimensión del ataque contra el salario social.

Correspondencia de Prensa
boletin solidario de información - edición internacional
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Agenda Radical - Colectivo Militante
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Gaboto 1305 - Teléf: (5982) 4003298 - Montevideo - Uruguay

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack