antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

Crìtica al Capitalismo (Parte 1 y 2) Imprimir E-mail
Domingo, 23 de Mayo de 2010 21:48

Nikolás Stolpkin para Insurrectasypunto

Cuando las culturas del MIEDO, la MENTIRA, la FANTASÍA y la ESTUPIDEZ son norma y la cultura de la RAZÓN pasa a ser parte privilegiada de pocos...

Parte 1: Democracia, Igualdad y Libertad

Dentro de formaciones socioeconómicas capitalistas se tiene como NORMA el sostenimiento de ciertos conceptos ligados al apaciguamiento o contención de las Masas, que por otra parte sirven para justificar y defender, por parte de las clases dominantes, las “bondades” del propio Sistema. No importa el carácter a utilizar dentro de estas mismas formaciones: el sostenimiento de las mismas vale por igual, únicamente cambian los grados de descaro.

Democracia, Igualdad y Libertad, vienen a ser los conceptos más manoseados dentro del sistema capitalista. Tanto es así que dichos conceptos agrupados llegan a ser considerados algo así como sinónimo de Capitalismo. Nada más alejado de la realidad.

Democracia, Igualdad y Libertad no son más que un espejismo opiáceo diseñado para seducir y justificar ante las Masas el Sistema de Dominación Capitalista.

No importa cuan cruda pueda ser la realidad, la ilusión opiácea buscará siempre miles y miles de fórmulas para poder llegar donde estratégicamente debe de estar y para la cual fue inteligentemente concebida.

En definitiva, Democracia, Igualdad y Libertad vienen a ser conceptos inteligentemente impuestos desde la óptica de las clases dominantes y desde sus propios espacios de poder.

Democracia

El concepto que más inunda el paisaje dentro del sistema capitalista es: Democracia. Término proveniente del antiguo griego (Demos: pueblo; Krátos: poder ó gobierno).

No obstante para las clases dominantes Democracia se traduce específicamente en que el pueblo pueda votar a sus gobernantes o representantes cada cierto tiempo, sin que pueda haber la posibilidad de revocación alguna si lo ameritase, y si la hubiera las trabas para ello son NORMA. Sólo podría haber algunas excepciones para casos extraordinarios, no llegando por ello a ser NORMA.

O bien, Democracia de forma prudente y PERMANENTE en la repartija del “pastel” entre las clases políticas dominantes. Pero ¿“Democracia”? Claro, Democracia PERMANENTE entre la misma clase política dominante y Democracia PERIÓDICA para que el pueblo se entretenga de vez en cuando y no pierda las ilusiones opiáceas que les llena muy bien de “satisfacción”: el PODER de elegir.

¿Después qué? Vuelve a tu rutina diaria y nosotros nos encargaremos de resolver burocráticamente todos tus problemas. Para eso nos haz elegido ¿verdad? Debemos cumplir con nuestras tareas hasta el FINAL. Está en NUESTRA constitución, está en NUESTRAS leyes. No querrías infringir NUESTRAS leyes ¿verdad?

Igualdad

Otro de los conceptos que salen a relucir en nuestra sociedad capitalista es el concepto de Igualdad. Igualdad ante la Ley, Igualdad social e Igualdad de oportunidades. Pero… ¿de qué igualdad estamos hablando dentro de una economía capitalista? o más aún, dentro de una economía capitalista en su expresión neoliberal, si la Igualdad de la que hablan principalmente dependerá del poder económico o adquisitivo que uno tenga.

Igualdad ante la Ley.  Por lo general quienes suelen llenar los calabozos son personas que en ningún caso gozan de una condición económica elevada. Los delitos entre una clase social baja y una clase social alta se diferencian en que unos son delitos “mediocres” y los otros son delitos “inteligentes”. Los pobres por ciertas estupideces caen en prisión y los ricos por las mismas “estupideces” acordes a su condición pueden caer en prisión pero con muchos más privilegios que los pobres o bien pueden salir mucho más rápido que el común de los presos, o ni eso: jamás ser tocados por el poder de las leyes.

Los pobres son “ladrones” o “delincuentes”, los ricos son “defraudadores”, “usureros”, etc.

Otro pequeño ejemplo lo podemos ver con la recaudación de impuestos, los pobres viven presionados por el poder del Estado y los ricos y su inteligente evasión de impuestos ¿controlados por quién?

Pero nunca nos dejan de vender la “Igualdad ante la Ley”. Y en ocasiones particulares suelen afirmarse dicha igualdad cuando alguien de la clase política o económica dominante o farandulera traspasa los límites de convivencia entre los pares o los límites de ciertas leyes, y así dar un nuevo ejemplo ante el vulgo de “Igualdad ante la Ley”. ¿A ellos se les verá junto a los presos comunes?

¿Quiénes crean las leyes? ¿Por qué las leyes favorecen más y viven favoreciendo más a la clase empresarial que a los propios trabajadores? ¿A eso llamamos “Igualdad ante la Ley”?

Igualdad Social e Igualdad de Oportunidades.  Es cosa de detenerse y observar a nuestro alrededor los grados de desigualdad social y de oportunidades existentes dentro de una economía capitalista.

La pobreza se manifiesta tanto objetiva como subjetivamente. Lo mismo que la riqueza.

Nada es de extrañar al encontrar altos índices de delincuencia cuando la violencia sicológica día a día vive expuesta ante los ojos de una clase marginada.

En sociedades donde el Capitalismo es norma (donde todo obedece al dinero), la salud, la educación y la vivienda dejan de ser un derecho para transformarse en un negocio más.

Si el pobre quiere buena Salud entonces debe tener primero que todo cierto poder adquisitivo, nada será gratuito; si el pobre quiere tener una buena Educación, lo mismo o bien puede convertirse en un nuevo deudor; y si el pobre quiere Vivienda puede elegir organizadamente tomar algún terreno, o bien, darles de comer a la banca más de la mitad de nuestras vidas o un largo trecho, de acuerdo a los intereses que se imponga.

¿Cuánta juventud por falta de oportunidades se pierde en el alcohol, las drogas, o en actos delictivos?

Pero nos hablan y nos llenan de “Igualdad Social” e “Igualdad de Oportunidades”. O mejor: “estamos trabajando para que haya mayor igualdad social e igualdad de oportunidades”. ¿Desde cuándo vienen trabajando en lo mismo? ¿Cuándo habrá de terminar su interminable trabajo?

Libertad

Cuando hablamos de Libertad ¿qué entendemos por Libertad? ¿Libertad para hacer o decir lo que nos da la gana? ¿Libertad para elegir? ¿Libertad para comprar? ¿Libertad para expresar lo que pensamos?

Claro, somos “libres” dentro de cierto espacio que no entra en conflicto con ciertos poderes. En la casa donde se vive, por ejemplo, se puede ser libre de decir o hacer lo que nos da la gana bajo ciertos parámetros morales. En el lugar de trabajo, en cambio ¿podemos en cualquier momento decir o hacer lo que se nos venga en gana? (No es nada desatinado usar aquí la frase “tu libertad termina donde empieza la mía”).

Lo mismo pasa con lo que se llama “Libertad de expresión”. Podemos expresarnos lo más bien dentro de nuestro propios límites de poder, pero llegar a expresar lo mismo desde una plataforma de poder contrario a nuestros propios intereses es prácticamente quijotesco.

Si nos obligan a escuchar lo que muchos no querrían escuchar; si nos obligan a ver lo que muchos no querrían ver; si nos obligan a aceptar lo que muchos no querrían aceptar; si nos obligan a elegir lo que muchos no querrían elegir, etc… Entonces ¿cuál es nuestra Libertad? ¿Cuál es tu Libertad?

Cuando las culturas del MIEDO, la MENTIRA, la FANTASÍA y la ESTUPIDEZ son norma y la cultura de la RAZÓN pasa a ser parte privilegiada de pocos, el individuo no llega a ser más que un producto-objeto para satisfacer los oscuros intereses de una clase privilegiada.

Mantener la IGNORANCIA del vulgo es simplemente sostener el poder de las clases privilegiadas. En otras circunstancias sería el MIEDO que a través de actos represivos ayudarían a sostener el poder de los mismos.

La Libertad de los pobres termina donde empieza la Libertad de los ricos.

La Libertad de los marginados termina donde empieza la Libertad de los privilegiados.

La Libertad de la clase explotada termina donde empieza la Libertad de la clase explotadora.

La Libertad de las clases dominadas termina donde empieza la Libertad de las clases dominantes.

La Libertad de la voluntad general termina donde empieza la Libertad de la voluntad particular.

Lo que también podríamos traducir en: ¡¡¡La Libertad del Oprimido termina cuando los intereses del Opresor se vean amenazados!!!

SOCIALISMO O MUERTE!


Parte 2: El Circo electoral y los “acercamientos” de la Clase Política Dominante

Una de las cosas más curiosas que nos toca vivir dentro de una formación socioeconómica capitalista es ver cómo las personas votan obedientemente cada cierto tiempo, sabiendo de antemano de que sus vidas no podrán cambiar en absoluto sea quien sea elegido. Ignoran por completo de que su voto habrá de reafirmar y reproducir el mismo modelo económico que los gobierna y los oprime.

Y lo real es que: mientras no exista una voluntad real de cambiar el modelo económico capitalista los problemas del pueblo seguirán siendo tanto igual como peor.

Muchos saben del juego de las promesas que los políticos suelen utilizar para poder conquistar el voto de algunos, sin embargo solemos verlos votar una y otra vez como embobados por cumplir con lo que ellos denominan su “deber cívico”.

Lo curioso es que suelen sentirse “diferentes” al resto que no vota, como diciéndoles:  “¿No votas? Entonces no tienes derecho a opinar”.

La única ocasión donde las personas suelen sentirse con poder de decisión o con algún grado de “conciencia política” es cuando son llamados a alguna elección.

Por lo general las Masas dentro de formaciones socioeconómicas capitalistas suelen con orgullo declararse contrarios a toda política o autodeclararse “apolíticos”. Siendo todo lo contrario cuando les toca dar su voto a uno u otro candidato.

Por otra parte, algo que caracteriza a la clase política dominante es que en tiempos de elecciones suelen acercarse al pueblo con sus sonrisas, “regalos” y sus compromisos de palabra con la gente, y cuando son elegidos o al término de las elecciones, independientemente de que hayan ganado o no, se olvidan rápidamente de que existe un pueblo y que está allí. Y los vemos cómodamente sentados en sus oficinas recibiendo sueldos descarados y esperando a que el pueblo que votó por ellos se vayan a prácticamente humillar para poder conseguir tal o cual cosa. Siendo que éstos son elegidos para que trabajen para el pueblo que los eligió, pero al final claramente los vemos trabajar para resguardar sus propios intereses y los intereses del gran empresariado o grandes grupos económicos.

El pueblo o buena parte del pueblo acostumbra a caer una y otra vez bajo los encantos de la retórica de la clase política dominante. Los llenan con arreglarles el mundo repetidamente para después seguirles pisoteando año tras año.

¿Cuántos de nosotros, elecciones tras elecciones, hemos escuchado hasta el cansancio frases tales como: acabar con la delincuencia, acabar con la pobreza, dar más trabajo, más seguridad, acabar con el desempleo, mejorar la educación, que los jóvenes todos puedan acceder a la educación superior, mejorar la salud, mejorar los derechos de los trabajadores, acabar con la corrupción y la burocracia, tener sueldos justos, etc.?

¿Cuánto de aquellas frases se ha concretado? Ellos responderán:  “estamos avanzando por erradicar esto y aquello; estamos avanzando por mejorar esto y lo otro”. Y en las próximas elecciones, de una manera “inteligente” otros de su propia estirpe declararán:  “continuaremos trabajando y avanzando para poder erradicar esto y aquello; continuaremos trabajando duro para ir avanzando en esto y lo otro. Por todo ello: vote por nosotros, vote por el cambio, por el futuro, etc”.

Y sus opositores declararán en contra:  “en su gobierno no lograron erradicar esto y aquello; no lograron avanzar lo suficiente en mejorar esto y lo otro. Nosotros sí lo lograremos, porque tenemos el mejor equipo de trabajo y nos mueve nuestro fiel compromiso con la gente. Por todo ello: vote por nosotros, no vote por el continuismo. Vote por la esperanza, por un futuro mejor y de calidad, etc.”.

Pero gobierno tras gobierno los mismos problemas siguen estando sobre la mesa con sus famosos “índices”:

-la delincuencia subiendo-bajando-subiendo 
-la pobreza subiendo-bajando-subiendo 
-el trabajo bajando-subiendo-bajando 
-la seguridad bajando-subiendo-bajando 
-el desempleo subiendo-bajando-subiendo 
-la educación desmejorando-mejorando-desmejorando 
-el acceso a la educación superior desmejorando-mejorando-desmejorando 
-la salud desmejorando-mejorando-desmejorando 
-los derechos de los trabajadores desmejorando-mejorando-desmejorando 
-la corrupción y la burocracia aumentando-disminuyendo-aumentando 
-los sueldos prácticamente ni aumentando ni disminuyendo, o más bien disminuyendo más que aumentando en relación con las famosas y fastidiosas alzas de precios al consumidor. Aumentando sólo en el sentido simbólico. 
-etc.

Y si por alguna razón se les ocurriera meter dentro de su retórica algo como “cambiar el modelo económico”, será únicamente para ajustarse a ciertas circunstancias y proclamar ciertas modificaciones atractivas dentro del discurso, como por ejemplo: “humanizar el capitalismo”. Pero nunca dentro de sus cabezas estará la posibilidad de acabar con el Modelo Económico Capitalista.

¿Hasta cuándo los pueblos pondrán punto final al descaro desvergonzado de la clase política dominante?

La Clase política dominante y sus “acercamientos”

La clase política dominante suele tener acercamientos PERMANENTES (en un sentido práctico) con la clase empresarial o grupos económicos dominantes, todo lo contrario cuando se trata de acercamientos al pueblo. Los acercamientos al pueblo, por parte de la clase política dominante, se reducen a acercamientos PERIÓDICOS (elecciones, etc.), ESPORÁDICOS (problemas puntuales, etc.), y PERMANENTES (en un sentido mediático).

Ejemplos: PERIÓDICOS cuando necesitan obtener el voto del pueblo; ESPORÁDICOS cuando la gravedad de ciertos problemas se ven acentuados; y PERMANTES cuando se necesita estar presentes ante los ojos de los gobernados y dar señales de actividad o permanencia.

Ahora bien, podemos también dividir estos acercamientos entre: la clase política dominante en el “Poder” y la clase política dominante de “Oposición”.

La clase política dominante en el “Poder” o en el gobierno, por lo general suele tener nulo acercamiento al pueblo, sin embargo estos “acercamientos” se dan de distintas formas que bien los podríamos subdividir en acercamientos MEDIATICOS, BUROCRATICOS y acercamientos SUBREPTICIOS.

Los acercamientos MEDIATICOS son los que más abundan pero desde un plano específicamente propagandístico. Estos “acercamientos” sirven más que nada para las cámaras y las fotografías con los “beneficiados”, para “limpiar su imagen” o cuando no tienen otra alternativa que “dar la cara” cuando ciertos problemas se ven amplificados por ciertos Medios.

Los acercamientos BUROCRATICOS tienen que ver más que nada con los órganos estatales y su relación de poder frente a los gobernados.

Y por último los acercamientos SUBREPTICIOS. Estos acercamientos están relacionados con organizaciones u órganos afines al MODELO con funciones por lo general asistencialistas, que vienen de algún modo a llenar, desarticular u obstaculizar los espacios de organización que podrían muy bien generarse desde las entrañas del pueblo mismo.

En cambio, los acercamientos de la clase dominante de “Oposición” si bien siguen siendo igual de ESPORÁDICOS, estos cumplen una función que es la de sumar “simpatías” entre el pueblo para que el día de mañana el “gran favor” sea devuelto en forma de voto en futuras elecciones. Estos se dan generalmente de forma MEDIATICA o bien de manera SUBREPTICIA.

SOCIALISMO O MUERTE!!!

http://stolpkin.net/
Última actualización el Miércoles, 26 de Mayo de 2010 03:58
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack