antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

Túnez: La dictadura está cada vez más acorralada: Ben Ali se va del país y el ejército asume el control del estado Imprimir E-mail
Viernes, 14 de Enero de 2011 21:21

Kaos.Internacional 

Ben Alí abandona el país, y el ejército toma el control.

Hace un par de días, cuando la situación represiva estaba alcanzado máximos, y los medios occidentales hablaban únicamente de "revueltas", ya apuntamos que la caída de la dictadura podía ser inminente y que el gobierno estaba buscando desesperadamente un lugar donde poder exiliarse,  a una misma vez que comenzaba a jugar sus últimas cartas en busca de una reconciliación con el pueblo.

Hoy hemos sabido que el presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí, ha abandonado el país tras destituir al Gobierno y convocar elecciones anticipadas en un plazo de seis meses.

El presidente del Parlamento tunecino, Fouad Mebazaâ ha confirmado que Ben Alí ha abandonado Túnez. Su destino aún no se conoce. Algunas fuentes apuntan que puede ser París o Libia. Otras vendrían a confirmar lo publicado por Kaosenlared hace un par de días, y aseguran que el dictador podría aterrizar en Malta. De hecho, Francia dice no tener confirmación de la llegada de Ben Ali a París, indica Reuters. En esta línea, una agencia italiana citada por The Guardian afirma que Ben Ali habría llegado a Malta con protección libia. Sin embargo, el gobierno de Malta, lo niega. Un portavoz del Gobierno maltés, citado por AFP, asegura que el avión del presidente tunecino Ben Alí ha sobrevolado el espacio aéreo de Malta "en dirección al norte".

En una comparecencia en la televisión estatal, el primer ministro Mohamed Ghannouchi ha anunciado que ha asumido la presidencia interina del país al tiempo que el Ejército ha tomado el control del país. El artículo 56 de la Constitución tunecina recoge que en caso de "impedimento temporal" del presidente será el primer ministro quien asuma el poder.

La información a este respecto, sin embargo, es confusa. Mientras oficialmente se anuncia que el dictador ha abandonado voluntariamente el poder de manera temporal, otras fuentes aseguran que el ejército ha dado un Golpe de estado para derrocar al tirano, y mandarlo al exilio de manera definitiva. 

Al pueblo sólo le sirve el derrocamiento de la dictadura

Primero fue la destitución del anterior Ministro del Interior, al que acusaba de ser responsable de la represión que ha dejado ya en el país más de setenta muertos. Igualmente, anunció la liberación de todos los detenidos en las revueltas, y la creación de una comisión para investigar la grave situación de corrupción que asola al estado en todas sus instituciones. Al pueblo no le bastó.

El gobierno, asustado, no tuvo más remedio que decretar el estado de sitio. Pero el pueblo, sin miedo, sin nada que perder, no se amedrentó, y continuó saliendo en masa a las calles.

Ben Ali trasladó entonces su residencia desde su palacio en la capital del país, a otro palacio en la ciudad de Hammamet, a poco kilómetros de la capital. Sus cuerpos de inteligencia entendieron que ya no estaba seguro en la capital. 

Pero el pueblo tunecino sigue en las calles, da igual dónde se quiera esconder el dictador. Miles y miles de ciudadanos y ciudadanas recorren las calles de todo el país exigiendo el derrocamiento de la dictadura. La situación se le ha escapado totalmente de las manos al sanguinario dictador, y así se puede ver tanto en la masacre que sus cuerpos y fuerzas de seguridad leales están causando, como en las idas y venidas de sus últimos anuncios oficiales. 

Ben Ali intenta a la desesperada reconciliarse con el pueblo

En un desespreado intento por salvar su poder, el gobierno anunció ayer que el dictador Ben Ali no volvería a presentarse en las elecciones de 2014. La gente reaccionó con júbilo y llenó nuevamente las calles con sus gritos y cánticos, celebrando lo que entendían era un primer indicio de victoria en su lucha contra la dictadura. Pero tampoco les bastó.

En un país donde la democracia no existe, donde las elecciones no son más que una farsa para legitimar el poder absoluto de la dictadura, cuyo partido las ganas sistemáticamente con el 90% de los supuestos votos, este anuncio resulta poco o nada satisfactorio para la lucha del pueblo en contra el tirano, su familia y sus aliados.  El pueblo no quiere un cambio en la cara de la dictadura, quiere el derrocamiento de la dictadura.

Ahora el gobierno anuncia que ha destituido a todo el Gobierno y ha  convocado elecciones para dentro de seis meses. Acto seguido el dictador abandonó el país. Una nueva vuelta de tuerca para ver si es capaz de calmar a las masas, y salvar el poder de la dictadura. Es de esperar que el pueblo tampoco lo acepte, como no ha aceptado ninguna de las medidas anteriormente citadas.

Hoy mismo miles de manifestantes se han concentrado frente a la sede del Ministerio del Interior, exigiendo la caída del gobierno, al grito de "Ben Ali, asesino".  Sigue sin saberse si el ejército ha forzado la salidad del mandatario tunecino para calmar a las masas, o, por el contario, lo ha forzado a exiliarse con un Golpe de estado.

En cualquier caso, se ha impuesto un toque de queda desde las cinco de la tarde hasta las siete de la mañana. Las reuniones en la calle de más de tres personas (prohibido reírse) serán eliminadas por la fuerza. Para los que quieren el fin de la represión y la corrupción en Túnez, es ahora o nunca.

Las televisiones tunecinas emiten imágenes en las que los manifestantes abrazan a los soldados tras conocer el anuncio de la salida del poder del presidente del país. Pero el pueblo no se conformará con un exilio temporal del dictador: quieren su derrocamiento definitivo y la caída total de la dictadura. De hecho, por si habías dudas, los manifestantes, según informa Al Jazeera, están saqueando las mansiones del dictador y de su familia, en un gesto que pone en evidencia toda la rabia que llevan dentro en contra la mafia dictatorial que gobierna el país desde hace 23 años.

Baño de sangre o derrocamiento

Ben Alí prometió ayer el fin de la represión. Pero ahora ve que su permanencia en el poder está en el aire y ha vuelto a ordenar a las fuerzas de seguridad que empleen todos los medios a su disposición, incluidas las armas.

El único medio que le queda ya al gobierno para salvar su poder dictatorial, es generar un auténtico baño de sangre, aún mayor del que ya ha ocasionado hasta el momento. 

Según fuentes médicas citadas por France Presse, otras 13 personas murieron por disparos de balas policiales durante el día y la noche de ayer en la capital tunecina y sus alrededores, en enfrentamientos con las Fuerzas del Orden tras el discurso presidencial. El mismo que prohibía "disparar a los manifestantes".

Sin embargo, también entre las fuerzas militares comienza a generarse la desconfianza en el gobierno, y, tal y como apuntamos también hace un par de días, en cualquier momento éstas pueden dar la espalda al gobierno y ponerse del lado del pueblo, lo que supondría el final definitivo de la dictadura.  Si es que, tal hecho, tal y como aseguran algunas fuentes desde el interior del país, no se ha producido ya. 

De momento, tendremos que seguir esperando a que las informaciones que vienen del país magrebí se vayan clarificando. Pero todo apunta a que, efectivamente, el ejército ha forzao al dictador para que salga del país, no sabemos si temporal o definitivamente. Veremos.

Kaos. Internacional

{youtube}Ka0g38PC3KM{/yoputube}

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack