antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

Violencia contra la mujer: crímenes de odio en nombre del amor Imprimir E-mail
Miércoles, 30 de Noviembre de 2011 19:20

 

Adriana Carrasco / Diario Z 

Mira el reloj. Son las seis de la tarde, él se fue hace rato. Se pregunta si en algún lugar la atenderán a esa hora. La vecina le dijo mil veces "denuncialo, pero mejor no vayas a la comisaría".

Le cuesta recordar dónde le dijo que le tomarían la denuncia. El dolor de cabeza no cesa. ¿Le creerán? Se mira en el espejo del baño: no tiene marcas visibles. Él siempre le pegó en el cuero cabelludo, donde los golpes no se ven.

Le toca el timbre a la vecina. Ella saca un papelito con la dirección y se ofrece a acompañarla a la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. "No te preocupes, ahí atienden las 24 horas", la tranquiliza.

Viajan en colectivo hasta Tribunales, atraviesan la plaza y cruzan la calle Lavalle. Allí, a mitad de cuadra entre Libertad y Talcahuano, bien a la vista, está la oficina.

Sacan número y esperan sentadas un rato hasta que las llaman. Una empleada le pide que relate el último episodio de violencia: los insultos, los golpes. Le pregunta por episodios anteriores y redacta un informe. "Éste es un informe de riesgo que le va a servir al juzgado para ordenar la exclusión del hogar. El juzgado va a ordenar que se le prohíba acercarse y tener contacto con usted. Mañana a la mañana vaya al juzgado para continuar el trámite." Luego le mostraron una lista con datos de abogados patrocinantes gratuitos, para que elija a quien seguirá adelante con el caso. Al salir de la oficina, la vecina le ofreció quedarse a dormir en su casa.

Este caso podría ser uno de los tantos que pasan diariamente por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte. Aunque no es uno de los más comunes. Las mujeres víctimas de violencia en el hogar no siempre tienen alguna amiga o vecina a quien recurrir.

La Oficina de la Corte no es el único lugar donde pueden hacerse denuncias de violencia doméstica. Desde hace cinco años funciona en la ciudad el teléfono 137, del Programa Las Víctimas contra las Violencias, dirigido por Eva Giberti y dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. El objetivo del programa es dar atención a todas las víctimas de abusos y malos tratos. Cuenta con un Equipo Móvil de Atención a Víctimas que acude a los lugares donde se producen episodios de violencia familiar.

Cifras que cuentan vidas

Sólo en octubre de este año, el programa intervino en 183 casos. El 68 por ciento de las víctimas son mujeres. Del restante 32 por ciento, integrado por varones, el 90 por ciento son niños y adolescentes. Sobre el total de agresores, el 90 por ciento son varones. Las cifras constan en el último informe del Programa.

Las estadísticas del programa también distinguen entre tipos de violencia. El informe señala que predominan la violencia física directa, la violencia emocional y la violencia física combinada con la económica. Y que la violencia emocional es aquella en la que existen humillación, gritos, insultos, descalificaciones y agravios. Este tipo de violencia se da por supuesta en los casos en que exista algún otro tipo de violencia que no sea solamente emocional.

En los casos en que las víctimas fueron mujeres, en un 40 por ciento el agresor fue la pareja y en un 30 por ciento, el padre. Y en los de víctimas masculinas, en un 67 por ciento el agresor fue el padre.

También existe un detalle barrio por barrio de los casos atendidos en octubre por el programa. En Villa Lugano hubo 20 intervenciones; en Flores, 16; en Parque Patricios, 12; en La Boca, Nueva Pompeya y Palermo, 10 en cada barrio; en Floresta, 9; en Retiro, 8; en Barracas, Belgrano y San Cristóbal, 7; en Almagro, Balvanera, Chacarita, Constitución, Villa Soldati y Villa Urquiza, 6; en Boedo, 5; en La Paternal, Mataderos y Recoleta, 4; en Caballito, Villa del Parque y Villa Pueyrredón, 3; en Liniers y Villa Devoto, 2, y en Colegiales, Núñez, Puerto Madero, Saavedra, San Nicolás, San Telmo, Villa Santa Rita, Versalles, Villa Crespo, Villa General Mitre y Villa Ortúzar, 1.

La estadística parece indicar que la violencia es más aguda en los barrios menos favorecidos de la Ciudad, que la violencia es una cuestión entre pobres. No hay que estar tan seguro: las mujeres con mayor solvencia económica pueden apelar a circuitos privados de ayuda una vez que se deciden a denunciar al golpeador: abogado, atención psicológica para ella y sus hijos, herramientas que facilitan la separación pero de las que la mayoría carece.
Uno de los principales problemas para la mujer sin recursos económicos que se decide a denunciar al victimario es donde permanecer hasta que la Justicia dicte la exclusión del hogar al agresor, en caso de que esto sea pertinente.

El equipo móvil del Programa Las Víctimas contra las Violencias se ofrece a buscarle un lugar con familiares o amigos, donde pueda permanecer por un tiempo. La Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema deriva a las mujeres a refugios adonde pueden ir con sus hijos menores. Las direcciones de los refugios no se divulgan para garantizar la seguridad de quienes allí se encuentran.

La aniquilación del otro

Dijeron los vecinos que el hombre, Luis Blanco, ya tenía muchas denuncias por maltrato. En los papeles constaba que solía pegarle a Silvina Mehaudy en medio de escenas de celos. El 1 de enero de este año, la policía acudió al PH donde vivía la familia en Avenida de Los Incas al 4300, ante el llamado de los vecinos, que habían oído gritos. Silvina y su hija de ocho años, Sofía, habían sido apuñaladas y degolladas por el padre de la nena. La policía llegó tarde.

El femicidio, una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, es el asesinato de una mujer cometido por un hombre, que considera a la víctima un objeto de su propiedad. El concepto de "femicidio" fue desarrollado por la escritora estadounidense Carol Orlock en 1974 y utilizado públicamente en 1976 por la feminista Diana Russell, ante el Tribunal Internacional de Crímenes contra las Mujeres, en Bruselas.

La Casa del Encuentro, asociación civil argentina que coordina el Observatorio de Femicidios "Adriana Marisel Zambrano" -una chica de 28 años asesinada en 2008 en Jujuy- desarrolló el término "femicidio vinculado" para referirse a los casos en los que el femicida asesina a una persona que tiene un vínculo familiar o afectivo con la mujer a quien él considera de su propiedad.

El objetivo del homicida, al perpetrar el delito, es castigar y destruir psíquicamente a la mujer. La Casa del Encuentro también considera femicidios vinculados los casos en los que una persona es asesinada al intentar impedir el femicidio o al quedar atrapada "en la línea de fuego".

Una de cada dos

Un equipo del Instituto de Investigaciones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que analizó los expedientes de delitos dolosos cometidos en Buenos Aires en 2011, determinó que el 11,88 por ciento de los homicidios perpetrados en la ciudad son casos de violencia intrafamiliar. La mitad de las mujeres asesinadas en lo que va de este año murieron en un episodio de este tipo.

En tanto, según las estadísticas de La Casa del Encuentro, los casos de femicidios en la Argentina aumentaron un 20 por ciento en comparación con el año anterior. En el Informe de Investigación de Femicidios en nuestro país, desde el 1 de enero al 30 de junio de 2011, se registraron 151 femicidios y femicidios vinculados de mujeres y niñas, y ocho femicidios vinculados de hombres y niños. De los 151 casos de mujeres asesinadas en los últimos seis meses, diez se produjeron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En la provincia de Buenos Aires fueron 52.

Los datos de La Casa del Encuentro fueron tomados de los asesinatos publicados por las agencias de noticias Télam y DyN, y por 120 diarios de distribución nacional y provincial.

En el desglose por barrios, consta que tres homicidios se perpetraron en Villa Urquiza; dos, en Caballito; dos, en Balvanera; uno, en Parque Patricios; uno, en San Cristóbal, y uno, en Agronomía.

Un común denominador en estos casos, es el sometimiento del más débil y su reducción a la condición de objeto. Y un fondo que permite entender por qué las mujeres son las víctimas principales de la violencia familiar: una sociedad que no termina de erradicar el machismo y la misoginia.

Dónde acudir

137 las 24 horas. Programa Las Víctimas contra las Violencias.
4300-4600 las 24 horas. Oficina de Violencia Doméstica. Suprema Corte de Justicia de la Nación.
0800-666-8537 Dirección de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires
4982-2550. Red prevención violencia familiar.
Centros Integrales de la Mujer (dependen del Ministerio de Acción Social de la Ciudad de Buenos Aires:
Isabel Calvo. Piedras 1277. 4307-3187
Margarita Malharro. 24 de Noviembre 113. 4931-6296
María Gallego. Av. Beiró 5229. 155-3140876
Villa Lugano: Cafayate 5230. 4605-5714
Alicia Moreau. Humberto Primo 470. 4300-7775
Arminda Aberastury. Hipólito Yrigoyen 3202. 4956-1768

DZ/km

Adriana Carrasco Redacción Z

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack