Argentina: Hay una única respuesta ante la avanzada de esta iglesia genocida y fascista Imprimir
Miércoles, 07 de Julio de 2010 21:18

Diana Cordero para Insurrectasypunto y Kaos en la Red

Una única respuesta ante la presión e influencia de esta iglesia genocida y fascista, cómplice y ejecutora de torturas, desapariciones y asesinatos de miles de personas durante la dictadura.

En el día de ayer la Comisión del Senado -con mayoría de integrantes ligados a la jerarquía eclesiástica y sectores de derecha- , emitió un dictamen rechazando el proyecto que permitiría el casamiento entre personas del mismo sexo (aprobado ya por  la Cámara de Diputados).

De esta manera, si bien  irá a recinto para el debate el próximo miércoles 14 de julio, deberá votarse previamente si la mayoría del Senado acepta su tratamiento.

Esta es  una muestra más de la presión e influencia que tiene esa iglesia genocida y fascista, cómplice y ejecutora directa de torturas, desapariciones y asesinatos de miles de personas durante la dictadura.

Es la misma iglesia que esconde   y protege a los curas violadores, mientras con su falsa moral y su "justicia divina" sanciona a algunxs y premia a otrxs.
Venida del medioevo, intenta por todos los medios conservar la vigencia de sus métodos y sus abusos  tan célebres por su crueldad en su etapa de oro: la época de la inquisición.

Hablan de moral, rectitud y valores, pero mienten, difaman, coaccionan, amenazan y secuestran  miles de niños y niñas de las escuelas religiosas para que participen de las marchas contra el matrimonio igualitario y a favor de la familia "de papá y mamá". No es de extrañar, el abuso de menores es su especialidad, están duchos en eso y cuentan para eso con la complicidad de muchas de las autoridades provinciales.

El gobierno nacional, en la voz del ministro de educación,  funcionarixs gubernamentales, legisladorxs y personalidades de la cultura han alertado y advertido a estos jerarcas religiosos del riesgo que supone involucrar a niños y niñas en este tan delicado asunto. También el Instituto Nacional contra la Discriminación ha pedido a estos jerarcas que moderen sus discursos ofensivos y degradantes, pero esto no los amedrenta, siguen de esta manera vulnerando los derechos de esas criaturas, sin detenerse.

Abyectos  y despreciables obispos de varias provincias, ya hablan de que la ley atenta contra Dios. Tal el caso del amigo de los genocidas,  el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio. Ha difundido un comunicado en el que delira:
"el proyecto de ley de matrimonio gay conlleva “una pretensión destructiva al plan de Dios” y considera que, de aprobarse, “puede herir gravemente a la familia...No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva del plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento), sino de una movida del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”

Mientras tanto, en el día de ayer se ha dado a conocer una encuesta nacional en la cual  casi el 69% de las  personas consultadas dice  estar de acuerdo y muy de acuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo.

¿Le importa a  la jerarquía eclesiástica saber lo que la gente opina? No, claro que no, pero al menos sí deberían tomarlo en cuenta los senadores y las senadoras electas por el pueblo. Sé que resulta ingenuo este planteo, a sabiendas de lo poco que pesa la posición de la gente para estoxs legisladorxs, comparado con el que sostienen aquellos que en verdad detentan el poder.

Queda pues a la gente, espabilarse y darse cuenta de esta situación, en vista de que el accionar de la iglesia está siendo poco menos que medieval, escandaloso y altamente provocativo.

¿Que pasa pueblo argentino que no reaccionamos con la fuerza necesaria? ¿Es que nos hemos vuelto idiotas?

A movilizarnos! como lo hemos hecho tantas veces, hagamos oír nuestras voces, rebelémonos nuevamente y digamos NO a esta iglesia basura plagada de genocidas, pedófilos y fascistas que intenta conculcar nuestros derechos y sumirnos en un oscurantismo religioso sin alegría, sin libertad, sin goce. Hoy van por el matrimonio, mañana por el proyecto del derecho al aborto, luego por la deseada y ansiada Argentina Laica: no tienen límites en su programa represivo.

Tenemos una semana para hacer sentir nuestro repudio por esta avanzada, aprovechemos cada minuto, el momento es ahora.

La única iglesia que ilumina es la que arde

 


  Comunicado de las Madres de Plaza de Mayo

LA IGLESIA NO
TIENE AUTORIDAD MORAL PARA IMPEDIR EL CASAMIENTO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

La Asociación Madres de Plaza de Mayo se dirige a los hombres de la Iglesia, obispos, sacerdotes y algunos fieles, que pretenden oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la adopción de niños de estas parejas.

Que la Iglesia se haga cargo de sus delitos expulsando y excomulgando a los que, amparándose en Jesús, participaron en los crímenes de la dictadura y también condene a los miles de pedófilos y violadores, como el padre Grassi y tantos otros a los que sostienen, defienden y avalan.

La Iglesia argentina no tiene autoridad moral para impedir que mujeres y hombres elijan luchar y defender los mismos derechos para todos. Las Madres tenemos derecho por haber sufrido en carne propia, que es la de nuestros amados hijos, la violencia y la humillación de los crímenes

Ayer y hoy no ha cambiado ni se han arrepentido. Sabemos que el castigo de Dios o el Diablo les llegará pero las Madres exigimos el castigo aquí en la Tierra. Y si todavía quedan jueces dignos que los castiguen con la cárcel como corresponde.

Por nuestros hijos y por tantos niños y niñas violados pedimos ¡castigo!
Hebe de Bonafini
Presidenta de la Asociación
Madres de Plaza de Mayo