Irán suspendió la lapidación Imprimir
Jueves, 09 de Septiembre de 2010 01:34

Agencias/Página 12

Luego de la fuerte presión internacional, el gobierno iraní decidió suspender la sentencia de la mujer acusada de adulterio y enviarla a revisión por las autoridades. La medida fue dada a conocer por el vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní a una cadena de televisión pública.

La sentencia de la señora Ashtiani por adulterio ha sido suspendida y su caso está siendo revisado", dijo el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, al canal de televisión estatal Press TV.

Mohammadi Ashtiani, de 43 años, se enfrenta a la pena de muerte mediante lapidación por adulterio, y también está acusada de cómplice en el asesinato de su marido. "La sentencia por complicidad en el asesinato continúa en proceso", señaló el portavoz.

La lapidación es un castigo impuesto por la ley islámica Sharia que consiste en ejecutar a una persona mediante el apedreamiento. Esa norma extrema señala que el único delito que amerita esta sanción es el adulterio.

En mayo de 2006, la iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani fue condenada a recibir 99 latigazos por haber sostenido relaciones con dos hombres tras la muerte de su esposo.

Cuatro meses después fue sentenciada a la lapidación al hallársele culpable de haber asesinado a su cónyuge en complicidad con uno de sus amantes. La comunidad internacional, incluyendo a activistas de países árabes, han reprobado esta acción a la que califican como una barbarie.

"Es una historia trágica y espero que se desistan de la decisión. Tal vez puedan hablar de eso a partir de ahora, pero no es suficiente decir que hay que detener cosas como éstas", comentó Rasi Alanesi, habitante de Arabia Saudita.

Este miércoles, las autoridades iraníes decidieron aplazar su ejecución y revisar el caso que ha atraído las críticas del mundo occidental.

"En cualquier caso, el veredicto sobre el asunto de relaciones extramaritales se ha detenido y está siendo analizado. Fue una sentencia a muerte. La sentencia en relación con el homicidio también está siendo investigada", explicó Ramin Mehmanparast, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán.

La movilización internacional para suspender su ejecución se acrecentó después de que Brasil, país que mantiene buenas relaciones conTeherán, ofreció asilo político a Ashtiani; solicitud que rechazó la república islámica.

Su caso se ha convertido en bandera de lucha de grupos feministas que buscan evitar este castigo que rige en Irán desde la revolución islámica de 1979.

Ahora, la preocupación radica en que Sakineh Ashtiani podría ser hallada culpable de asesinato, delito que se castiga con la horca.