México: Cada año, el aborto inseguro sigue cobrando la vida de mexicanas Imprimir
Martes, 28 de Septiembre de 2010 02:20

Guadalupe Cruz Jiménez | Cimac

Feministas e integrantes del movimiento amplio de mujeres en México, realizarán actividades para denunciar que el aborto inseguro sigue siendo un problema de salud pública y de justicia social.

A unos días de conmemorar el  Día Internacional por la Despenalización del Aborto, el próximo 28 de septiembre, feministas e integrantes del movimiento amplio de mujeres en México, realizarán diversas actividades para denunciar que el aborto inseguro sigue siendo un problema de salud pública y de justicia social.

En las últimas décadas, los abortos inducidos aumentaron en una tercera parte, pasaron de más de 500 mil en 1990, a 870 mil en 2006, pero la atención médica para las mujeres no se amplió, pues sólo una de cada seis recibió atención hospitalaria, según un estudio realizado por El Colegio de México, Population Council y el Instituto Guttmacher.

Elsa Conde, del Pacto por la Vida, la Libertad y los Derechos de las Mujeres, dijo a Cimacnoticias que el aborto inseguro sigue cobrando la vida de cientos de mexicanas cada año.

Quienes fallecen por un aborto practicado en condiciones inseguras son las mexicanas con menores recursos,  ellas no tienen oportunidad de salvar su vida pagando una interrupción en un hospital privado, “por eso es un problema de justicia social”. 

En México, la situación se agrava porque además de las problemáticas de salud pública y de justicia social que representa el aborto inseguro, las mujeres que interrumpen un embarazo de forma espontánea o inducida, son criminalizadas por este hecho, al  menos en 17 de 32 estados de la república.

En esas entidades federativas, de octubre de 2008 a la fecha, se modificaron las constituciones locales, para garantizar el derecho a la vida desde la fecundación y hasta la muerte natural, con lo que se obstaculiza el uso de anticonceptivos y el acceso de las mujeres a la interrupción legal del embarazo aún por causales no punibles en los códigos penales, como la violación sexual y cuando la vida de la madre peligra. 

De acuerdo con Elsa Conde, en estos estados, debido a que la ley suprema penaliza el aborto, se obstruye la atención médica que las mujeres necesitan, “los médicos se niegan a prestar sus servicios por temor a incurrir en un delito o porque apelan a la objeción de conciencia”.

Por otra parte, se obstaculiza la política pública de cobertura de anticonceptivos, como el dispositivo intrauterino, porque éste impide la implantación del ovulo fecundado.

Por la despenalización
En este escenario, contrario a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, las feministas y mujeres del movimiento amplio de mujeres demandarán el siguiente 28 de septiembre la despenalización del aborto en todo el país.

Exigirán la no criminalización por abortar y la defensa del Estado laico, demandas concretas que expresarán en una marcha del Monumento a la Madre, al Hemiciclo a Juárez en la Ciudad de México.

También llevarán a cabo un seminario internacional “Mitos y realidades sobre el aborto”, en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, el 28 y 29 de septiembre próximos.

La Red por los derechos sexuales y reproductivos en México (Ddeser), conmemorará la efeméride con una concentración y performance, en el Hemiciclo a Juárez el 27 de septiembre al medio día, donde presentarán una “Acta de independencia de los cuerpos de las mujeres”.