El Imperio de los Escándalos: dos siglos y medio de terribles wikileaks (3) Imprimir
Jueves, 20 de Enero de 2011 23:43

Los creadores del Imperio pertenecían a una clase tan privilegiada que no llegaba ni al 1% de la población. Eso sí era un wikileak.

Carlos Rivero Collado

Los Padres Fundadores de EU decían que luchaban por la libertad y la democracia, pero crearon un gobierno tan injusto y escandaloso que sólo le otorgó derechos civiles a un 8% del pueblo.

1-. Lo más típico del Imperio

En cuanto a las dudas que tengo sobre Julián Assange y su portal WikiLeaks, nada ha sucedido desde el pasado viernes que me haya hecho cambiar de opinión.

Es probable que esté equivocado, y no me dolerían prendas en reconocerlo y me alegraría que fuese así, pero hasta que no vea que esas filtraciones dañan, realmente, al Imperio voy a seguir pensando que hay algo raro detrás de todo esto y que quienes están equivocados son los que no lo perciben.

Los supuestos ataques que los wikileaks le han hecho al gobierno de Estados Unidos no son nada si se les compara a los gravísimos errores y crímenes que ese gobierno ha perpetrado a lo largo de su violenta historia. No ha sido revelado un solo hecho de sangre ni nada que sea al menos un lejano reflejo del daño que el Imperio le ha hecho al mundo desde hace más de dos siglos.

Nada hay más típico en la historia del Imperio que la auto-agresión: sacrificar algo para obtener un beneficio mucho mayor, y sus jefes no han tenido el menor escrúpulo en perpetrar esas heridas auto-infligidas --self-inflicted wounds--, matando a cientos, o a miles, de sus propios ciudadanos para “justificar” la invasión a otros países con el fin de aumentar su poder y riqueza.

El 25 de abril de 1846, el Imperio provocó la muerte de dieciséis de sus propios defensores al ordenarle a una compañía de setenta soldados que violara la frontera México-Estados Unidos, que era el Río Nueces, no el Río Grande, para “justificar” la guerra contra ese país y quitarle más de 2 millones de kilómetros cuadrados de las mejores tierras agrícolas del mundo, en las que, además, había inmensas cantidades de oro y petróleo.

El 15 de febrero de 1898, asesinó a 274 personas en el Acorazado Maine --de ellas 260 de sus propios marinos-- para “justificar” la guerra contra España y obtener un imperio de ultramar.

El 7 de mayo de 1915, volvió a llenar el barco de pasajeros Lusitania de armas y explosivos al salir de Nueva York hacia Inglaterra, sabiendo que los alemanes lo podían hundir por esa violación de las leyes marítimas en tiempo de guerra de un barco comercial, como había advertido la embajada alemana en una declaración aparecida, seis días antes, en The New York Times. Con ello, el Imperio provocó la muerte de 1,198 seres humanos, entre ellos 125 estadounidenses, para “justificar” su entrada en la Primera Guerra Mundial, dos años después, y convertirse en uno de los dos imperios más poderosos del mundo.

El 7 de diciembre de 1941 provocó la muerte de 2,402 seres humanos en Pearl Harbor –2,345 militares y 57 civiles que trabajaban en las bases naval y aérea--, al no tomar las adecuadas medidas de defensa, sabiendo que las bases iban a ser atacadas aquel domingo día 7, pues unos días antes había descifrado los códigos secretos de la Armada japonesa, para entrar en la Segunda Guerra Mundial y convertirse en el imperio más poderoso del mundo.

El 11 de septiembre del 2001, provocó la muerte de casi 3,000 seres humanos, bien porque fue cómplice directo de los atentados terroristas o porque sabiendo que podían suceder no hizo nada para evitarlos, con el fin de “justificar” las guerras de Afganistán, Iraq y Pakistán, provocando la muerte, además, en estos nueve años y tres meses, de un millón y medio de seres humanos, con lo cual elevó las inmensas ganancias de la industria bélica, centro vital del Complejo Militar-Industrial-Terrorista, y probó, una vez más, como ya lo habían hecho todos los imperios de la historia, que no puede vivir sin la guerra porque la paz lo debilita y, eventualmente, lo elimina.

Así pudiéramos mencionar muchas otras auto-agresiones.

2-. Sospechas que, tal vez, no lo sean

¿Es este escándalo de WikiLeaks una autoagresión? Sigo sospechando que pudiera serlo y esto no es capricho, sino que está basado en razones que me veo obligado a repetir para aquéllos que no leyeron los dos artículos anteriores:

a) Si los bancos pueden evitar que se tenga acceso a millones y millones de cuentas bancarias y tarjetas de crédito a través de la internet ¿cómo no van a tener el Pentágono y el State Department, dos de los tres ministerios más importantes del Imperio, la tecnología adecuada para evitar que se acceda a documentos mucho más sensitivos e importantes que todas las cuentas bancarias y todas las tarjetas de crédito de este país?

b) Es muy sospechoso que Assange le haya entregado los wikileaks a cinco periódicos corporativos que son enemigos de las ideas políticas que él dice defender, las de la izquierda antimperialista. Ahora vemos la forma en que esos periódicos están manipulando esas informaciones para que “el daño” sea aun menor.

c) Si el gobierno de EU considera que los wikileaks le son perjudiciales, no tiene sentido, entonces, que Obama haya prohibido varias investigaciones para descubrir las fuentes de las que surgieron tales filtraciones. No investigar esas fuentes es una invitación a que pueda haber otras fuentes. Esta es una prueba decisiva de que hay algo muy extraño en todo esto.

d) No son estos wikileaks los que prueban que el Imperio es el gendarme global. Eso está más que probado desde que George Washington ordenó la invasión a Puerto Plata, Santo Domingo, en 1794, y, siete años después, Thomas Jefferson autorizó que se bombardease a Trípoli. No ha habido jamás un solo gobierno en este país –ni siquiera el de William Henry Harrison, que duró 31 días, en 1841--, que haya dejado de actuar como gendarme global. Quien necesite de estos wikileaks para enterarse que el Imperio es ese tipo de gendarme, está probando que desconoce hasta lo más simple de la historia del gobierno de Estados Unidos.

e) Todo ese vulgar escándalo sexual de Assange con esas dos mujeres de Suecia, una de ellas vinculada a la CIA, pudiera ser un teatro para convertirlo en víctima y que se crea que la Agencia es su enemiga, no su posible employer.

f) Actuando con poca responsabilidad, varios de los más prominentes antimperialistas del mundo han creado un clima de simpatía y aceptación hacia Julián Assange, un señor que hace cuatro años nadie conocía y que aún no se sabe, realmente, de donde procede. ¿No es bastante misterioso que su portal de internet, y sólo su portal de internet, sea el único que haya podido conseguir miles y miles de documentos, supuestamente secretos, de los organismos más importantes del Imperio?

Bueno ¿y si varios de los wikileaks que faltan por conocerse “prueban” que Irán prepara un ataque coheteril contra Israel para justificar la fulminante respuesta yanquisionista que destruya los centros en los que ese país desarrolla su energía nuclear?

¿Y si esos wikileaks que aún no se han dado a conocer y que están siendo manipulados por periódicos mercenarios del capital y el imperialismo, “prueban” que Chávez está a punto de invadir a Colombia para justificar un ataque armado del Imperio contra Venezuela, para el que está utilizando esta insolencia de imponer a un embajador que los venezolanos rechazan?

¿Y si esos wikileaks aún desconocidos “prueban” que Corea del Norte planea lanzar un ataque nuclear contra Corea del Sur para que el Imperio lo ataque con las propias armas?

¿Y si “demuestran” que Fidel Castro tiene una cuenta bancaria personal en Suiza por mil millones de dólares, y Chávez por cinco mil y Ortega, Evo y Correa por mil, y Cristina por tres mil y Lula por diez mil, todos millones de dólares?

¿Y si "descubren" que los palestinos tienen una pequeña bomba nuclear y van a usarla contra los centros del gobierno sionista en Jerusalén, la ciudad que no debió ser capital de Israel?

El que conozca un poco la historia del Imperio sabe que todo eso y mucho más puedesuceder.

Ante estas dudas razonables, sigamos viendo los wikileaks históricos del gobierno de Estados Unidos desde que era dirigido por el padre del escándalo, quiero decir del país: quien abandonó la escuela en segundo año de primaria y se ufanaba en decir, ya viejo, que jamás en su vida había leído un solo libro; el gran héroe de la sorpresiva "batalla" contra los franceses dormidos de Jumonville, el compañero de Half King y su hacha tomahawk. el honorable señor esclavista, multimillonario y terrateniente George Washington.

Sobre los escándalos del Fundador y de todos sus sucesores no existe la menor duda. Son wikileaks que se conocen de sobra, que han quedado como pruebas irrefutables de la historia, aunque la mafia mundial del capitalismo quiera que el mundo se olvide de ellas.

Es mi deber recordarlas y no una sola vez, sino todas las que sean necesarias.

3-. La antidemocracia.

Los antiguos romanos llamaban res publica a todo lo que fuera del dominio público, no del privado, a éste lo denominaban res privata. Era el equivalente a lo que los griegos llamaban politeia. Si entendemos que “dominio público” significa el interés, deseo o voluntad del público, o sea el pueblo, entonces Estados Unidos no nació como respublica sino como res privata, porque la gran mayoría del pueblo era ajeno al dominio del nuevo país independiente, cuyo poder político y económico era ejercido por una exigua minoría de afortunados que le negó sus derechos al resto de la población, las mujeres, los niños, la población nativa, los esclavos, los negros emancipados, los criados –indenturedservants, que eran esclavos blancos temporales--, algunas etnias de inmigrantes, como los irlandeses, y, en general, todos los pobres. Se estima que durante el gobierno de Washington estas personas formaban el 92% de la población, aunque en gobiernos posteriores esa proporción fue disminuyendo.

Para los griegos, el término democracia está formado por dos conceptos, el de demos, que significa pueblo, y el de kratós, que quiere decir poder o gobierno; por lo que democracia quería, y quiere, decir poder del pueblo o gobierno del pueblo.

Lo que surgió, pues, en Estados Unidos, en 1783, no fue una república democrática, sino una reprivata imperial. No era república porque no estaba fundada en la res publica, sino en la res privata. No era democrática porque no era el gobierno del pueblo, o sea no era el kratós del demos, sino el gobierno de un grupúsculo de privilegiados, o sea que, en todo caso, era el kratós del antidemos. Y era imperial porque dominaba un territorio colonial que tenía casi la misma extensión del país original, o sea la parte de la Nueva Francia –del Mississippi a las Appalachias-- que el Imperio Británico le había quitado a Francia y que el nuevo país heredó como posesión imperial.

4-. ¿Qué fundaron los Fundadores?

El 17 de septiembre de 1787, los miembros de la Convención Constitucional aprobaron, en Filadelfia, la Constitución de Estados Unidos, que aún está en vigor, con 27 enmiendas. De ellas, las diez primeras, conocidas como Bill of Rights –Declaración de Derechos-- contradecían  la Constitución y sólo se aprobaron cuatro años después, a pesar de que muchos miembros de la Convención hicieron todo lo posible por evitarlo. Esta Declaración de Derechos fue la respuesta de George Mason y James Madison, a los otros miembros de la Convención que eran más reaccionarios que ellos. Esas diez enmiendas casi nunca se han aplicado o se ha hecho discriminando a los que no tienen fortuna.

Por ejemplo, la Primera Enmienda protege la libertad de expresión, pero, en realidad, para que esa ‘libertad’ sea efectiva, o sea que llegue a un número considerable de ciudadanos, depende de los órganos de expresión que pertenecen a los poderosos, o sea a los que le dan cabida sólo a quienes los defienden. Pudiera mencionar muchos casos en que se prohibió la libertad de expresión, pero sólo voy a mencionar uno: en los años de 1950 y después, se encarceló o persiguió a aquéllos que tenían ideas socialistas o anticapitalistas.

Trate el lector de publicar un escrito en algún periódico corporativo de este país diciendo que el sistema socialista debe sustituir al capitalista para que vea que no lo publican ni como anuncio pagado. Es muy probable que si esto de los wikileaks fuese una auto-agresión del Imperio, el plan es que se le impongan a la internet las mismas restricciones que tiene la prensa escrita, radial y televisada que les prohíbe divulgar ideas que promuevan la caída o desaparición del sistema capitalista)

La Quinta Enmienda protege a los ciudadanos contra el procesamiento ilegal o corrupto. El caso más famoso de esta violación fue el juicio amañado a los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio cuando las autoridades judiciales se vendieron a los grupos de poder de la ultraderecha de Miami y se celebró el juicio en la única ciudad del mundo en que no se debía celebrar. Por otra parte, sospecho que ya OJ Simpson no debe tener la fortuna de hace quince años, cuando lo declararon inocente por haber asesinado a su esposa y al amante; hace poco, en el 2,007, lo condenaron nada menos que a 33 años por robarle unas fruslerías deportivas a unos bandidos que antes se las habían robado a él)

Así se pudiera hablar del resto de los artículos y enmiendas, que no son nada más que la codificación legal del imperio que más leyes ha violado en la historia contemporánea.

De los 65 delegados constitucionales nombrados por las trece colonias, todos hombres acaudalados, sólo 55 se molestaron en asistir a la Convención. Y de ellos, sólo 39 se quedaron en Filadelfia para aprobarla.

Estos 39 hombres, y los 56 firmantes de la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776, son los Padres Fundadores de EU. Los de la Declaración fueron llamados Founders y los de Constitución, Framers. Algunos historiadores consideran Padres Fundadores sólo a los Founders, pero otros, a ambos.

5-. Causa, no empresa.

A algunas personas de buena fe no les agrada esta crítica a George Washington porque estiman que es como si se atacara a Hidalgo en México, Bolívar en Venezuela y Martí en Cuba.

Están en un error porque ni Washington ni ninguno de los otros fundadores del Imperio se parece en lo más mínimo a aquellos tres grandes próceres que, lejos de enriquecerse con las causas que defendieron, se sacrificaron al máximo y murieron en la miseria y como grandes héroes, aunque Bolívar lo haya hecho, abatido más por la tristeza que por la tuberculosis, en la cama de un buen español, e Hidalgo, fusilado y decapitado en un infame granero.

Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, Padre de la Patria cubana, liberó a sus esclavos, peleó con gran coraje por cinco años y medio y, al igual que Martí, murió en la miseria y en batalla. Muchos otros hacendados cubanos sacrificaron, también, todas sus riquezas y liberaron a sus esclavos en aras de la libertad y la dignidad de la persona humana, o sea de la causa que defendían.

Martí fue uno de los hombres más cultos del mundo a fines del siglo XIX, un genio de la prosa, la poesía, la oratoria y el género epistolar; así como Hidalgo, Bolívar y Céspedes fueron, también, hombres cultos y sensibles.

Cuando los próceres de Hispanoamérica se alzaron en armas, lo hicieron para defender la libertad, aherrojada por el Imperio Español. Nunca ponderaron si el dominio extranjero era bueno o malo para las propiedades y cuentas bancarias de sus conciudadanos. Nuestros próceres no hablaron de aranceles ni actas comerciales ni estampillas tributarias ni impuestos directos ni indirectos ni nada que tuviera que ver con la economía ni la hacienda pública.

Nuestros héroes hablaron de principios, sensibilidad, conciencia, cultura, coraje, libertad.

En Estados Unidos sucedió, exactamente, lo contrario, porque su independencia fue por intereses económicos. Lo que fue causa para nosotros, para ellos fue empresa.

No hubo uno solo de los que participaron en la lucha por la independencia de este país que sacrificara ni un ápice de su patrimonio material. Ni uno solo. Al contrario, casi todos se enriquecieron aun más en el transcurso de la lucha y fundaron una república imperial en la que por mucho tiempo hubo enormes injusticias sociales que, en parte, aún perduran. Por mencionar sólo dos ejemplos: Estados Unidos fue el último país de Occidente en abolir el trabajo infantil y concederle el sufragio a la mujer, los pobres, la población autóctona y los descendientes de esclavos.

No se debe culpar por ello, insisto una vez más, al pueblo de Estados Unidos, que es víctima, no victimario; pero ese pueblo debe conocer la verdad de un gobierno que por más de 227 años lo ha mantenido en la ignorancia.

6-. Washington, el Aristócrata

Al morir su padre, en 1743, Washington, entonces de o­nce años, heredó diez esclavos. En 1774, después de casado, tenía 135 y unos 20 esclavos blancos temporales –indentured servants--. Su hacienda, Mount Vernon, tenía 2,650 acres en 1757, pero veinticinco años después ya tenía más de 9,000. Al morir Washington, en 1799, tenía 317 esclavos, unos 35 esclavos blancos temporales, y su finca, más de 11,500 acres, o sea unos 52 kilómetros cuadrados. Su fortuna fue creciendo a medida que aumentaba el ... amor por su patria.

Veamos lo que dice de Washington un popular sitio de la red (lo que está entre paréntesis es mío):

--Washington llevaba un estilo de vida aristocrático: la caza de zorros fue su pasatiempo favorito. También disfrutaba los bailes y las fiestas, además el teatro, las carreras de caballos y la pelea de gallos (uno de los "deportes" más crueles que existen, peor que la corrida de toros). También jugaba cartas, chaquete --backgammon-- y billar (o sea que le sobraba el tiempo para disfrutar de la vida, ya que sus esclavos y criados hacían todo lo demás) Como la gran mayoría de los hacendados de Virginia, importaba productos lujosos de Inglaterra y los pagaba con lo que le dejaba la exportación del tabaco. En su enorme hacienda se cultivaba, además, el trigo, y había crianza de caballos, molinos de harina, hilanderías y tejedoras.

--Exitoso hacendado, fue líder de la élite social de Virginia. De 1768 a 1775 llevó a más de 2,000 invitados a su hacienda de Mount Vernon, pero sólo a aquéllos que consideraba gente de rango –people of rank--. En cuanto a las personas que no tenían un alto nivel social, aconsejaba "tratarlos con cortesía, pero a distancia, porque pueden tratarnos con demasiada familiaridad y eso disminuye nuestra autoridad" (o sea que siempre estuvo muy lejos del pueblo)

(Hasta aquí la nota del sitio de la red)

Uno de los episodios que prueba el divorcio absoluto que existía entre Washington y el pueblo de Estados Unidos fue el que se conoció como Rebelión Shays.

Daniel Shays era un campesino pobre de Springfield, al oeste de Massachusetts, cuando empezó la lucha por la independencia. Peleó en varias de las batallas más importantes: Lexington, Bunker Hill y Saratoga, y en esta última fue herido. En 1780 renunció al ejército y regresó a su hogar para encontrarse que su modesta hacienda había sido ocupada por el banco, por falta de pago. Lo mismo le sucedió a varios veteranos que eran sus vecinos, en Springfield. Esto motivó una rebelión armada de unos mil combatientes, en su mayoría veteranos, que comenzó el 29 de agosto de 1786, en Springfield, y se extendió a todo el centro y oeste de Massachusetts.

Washington se hallaba en su hacienda de Mount Vernon, en en el sexenio que transcurrió entre la independencia, en 1783, y la formación de un gobierno nacional, en 1789, en que las trece colonias eran gobernadas no por un poder central sino por sus propios gobernadores. Al enterarse de la rebelión, en vez de apoyar a los veteranos que habían peleado junto a él y defendían una causa justa, se puso de parte de los bancos que habían ocupado las haciendas, y reclamó de la milicia de Massachusetts que aplastara la rebelión a la mayor brevedad. Los rebeldes fueron vencidos el 3 de febrero de 1787 con un saldo de cuatro muertos y decenas de heridos.

El otro hecho que probó la entraña antidemocrática, o sea escandalosa o wikilikeska, del padre de Estados Unidos fue el que se conoce como Rebelión del Whiskey. Este producto –como sabe todo el que haya vivido aquí algunos años-- ha sido siempre muy querido por todo el pueblo estadounidense.

A partir de 1791, como idea del ultrareaccionario Alexander Hamilton, Secretario del Tesoro, el gobierno empezó a cobrarle a los propietarios de las pequeñas destilerías impuestos que, en proporción a la cantidad de whiskey producido, eran mucho más alto que los de las grandes destilerías. Esto provocó un malestar general que, en julio de 1794, devino en abierta insurrección. Cientos de rebeldes armados de Pennsylvania atacaron la casa del general John Neville, Inspector General de Impuestos. Una milicia federal, dirigida personalmente por el presidente Washington y el secretario Hamilton, se preparó para atacar a los rebeldes, pero la rebelión se desintegró antes de que se produjera la primera batalla.

Unos meses antes de morir en diciembre de 1799, Washington le pidió a Martha, su esposa, que era aun más aristocrática que él, que liberara a los esclavos después de su muerte, sabiendo, por supuesto, que no lo iba a hacer.

¿No cree el lector que aquéllos de los inicios del Imperio sí fueron grandes y reales wikileaks?

 

Próximos artículos: en los que haré un resumen abreviado de los wikileaks más escandalosos del Imperio, de Jefferson a Obama.

Última actualización el Viernes, 21 de Enero de 2011 02:38