Señor Kadhafi, a otro pueblo con ese cuento Imprimir
Jueves, 24 de Febrero de 2011 00:46
 
Xavier Padilla/ Aporrea 
Antes que el crimen que se prepara a cometer la OTAN, está el que comenzó ya a perpetrar Kadhafi, reprimiendo mortíferamente las protestas del pueblo contra su régimen (más de 300 muertos). Pueblo que quiere elecciones en un país donde no las hay —al menos desde hace 42 años— y que está dispuesto a enfrentarse a quien se considera su amo.
Pueblo que no vende sus beneficios sociales —a los cuales tiene de todas formas derecho— a cambio de una autoridad sin límites del gobierno.

Si interviene esa maquinaria imperial que se llama la OTAN, pues vaya que hay veces en que se le ofrece demasiado fácil la excusa. En Libia no fue el imperio quien creó esta vez los conflictos (como en Yugoslavia), sino el propio gobernante libio (otrora revolucionario, hoy delirante dictador). El mismo que creó la llamada "milicia amazona", aquel squad de 200 jóvenes vírgenes armadas hasta los dientes para protegerlo, sumando aberración a paranoia.

No vamos siempre a encontrar solamente víctimas del imperio, señores, sino también pequeños, privados imperios. A costa de la existencia del gran imperio hay también quienes construyen calladitos el suyo; son los "neroncitos" que apuntan hacia afuera cada vez que son increpados por el pueblo.

Es una ingenuidad pensar que el Gran Imperio monopoliza todas la tendencias imperiales; que todos los dictadores son puestos él; hay también en el mundo, simplemente, quienes no quieren compartir sus propias ambiciones de poder; son quienes hablan todo el tiempo de independencia, de ingerencia, precisamente para esconder tales ambiciones y el dominio (o asfixia) que ya ejercen sobre una determina región.

Es muy sutil la forma en que se instaura una autarquía: a veces una mayor le sirve de excusa a un megalómano para pasar por defensor de la libertad.

No cometamos en nuestro proceso el grave error de aliarnos automáticamente a todo discurso antiimperialista; no caigamos en el juego de algunas dictaduras auto proclamadas antiimperiales que masacran a sus propios pueblos (valiéndose incluso de escuadrones mercenarios extranjeros), y que declaran traición a la patria cualquier disidencia política.

Eso... NO ES bolivariano.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla